contacto@decotherapy.com

El estilo country side y la tan necesaria tendencia slow life

|21 noviembre, 2019 | Blog, TRENDS

Dejar el bullicio de la gran ciudad a veces es necesario y terapéutico. El esencialismo y la tan necesaria tendencia slow life están de moda. Nos referimos a esa exaltación de lo sencillo y a una mayor sensibilidad hacia ello, a ese cuidado y respeto por todo lo que nos hace sentir mejor, más auténticos.

Más que nunca valoramos la pureza de las cosas. Estamos en una constante búsqueda de un “refresh” para los sentidos y queremos tomarnos la vida con calma. En Decotherapy estamos convencidos de que vivir en espacios bonitos nos hace más “felices” aunque, de vez en cuando, no hay nada mejor que una escapada del hogar para desconectar.

En este post nos trasladamos a esa casa favorita en el campo o quizás, en la montaña, y nos traemos parte de su encanto de vuelta a la ciudad.

El viaje

En los tiempos de la antigua Roma, a lo largo de todo el Imperio, el centro neurálgico del día a día en el campo era  la Villa romana, donde confluían residencia y explotaciones agrarias o ganaderas. En nuestro país, encontramos aún importantes construcciones de ese tipo.

Castillo de Peratallada por Mesura

Con el tiempo esa forma de vida que giraba alrededor de una casa principal evolucionó y dio paso a caseríos, casonas, pazos gallegos, masías catalanas, cigarrales… a medio camino entre la propiedad de una clase social pudiente que ostentaba la tierra y la explotación de los frutos de esa propiedad.

Pazo da Touza

Singulares edificaciones en lugares insólitos o fabulosos parajes de carácter palaciego son las joyas que descubrimos en el entorno rural.

Las casas rurales tienen en común, además, de la utilización de materiales locales como son la piedra, el ladrillo, la madera o el adobe, su construcción con técnicas preindustriales. Son casas llenas de historia, reflejo de un tiempo, costumbres y forma de vida muy diferente a la actual.

Slow-life

Hoy volvemos a esas casas, que ahora nos parecen idílicas, como lugar de retiro y desintoxicación del ritmo frenético de las grandes urbes. Buscamos en el mundo rural deleitar nuestros sentidos con pequeños placeres.

Dimora delle Balze

Valoramos, más que nunca, la sencillez, la armonía y la conexión con la naturaleza. Disfrutamos del placer de recoger flores en el campo, beber un buen vino al calor de la chimenea, o hacer nuestro propio pan en un horno de leña.

Interior de Soho Farmhouse

O simplemente respirar del aire puro sentados en un buen porche. Y en ese entorno, somos capaces de pasarnos horas hablando con nuestros amigos o familiares, mientras arreglamos el mundo.

Otro lujo de la vida country side es sentarse a la mesa para degustar el sabor de los platos sencillos y de los productos locales recién cogidos del huerto. Nos encantan esas mesas corridas de las cocinas rústicas con un buen fogón y esos fregaderos de piedra en formato XL.

Piezas en Atelier Vime

No pierdas de vista los desvanes y buhardillas de las casas de pueblo en los que perderte y redescubrir objetos de nuestros antepasados. Hay mucho encanto en los muebles rústicos que puedes restaurar y actualizar para darles una nueva vida. También en retales de tela o linos exquisitamente bordados con los que vestir el sofá o las ventanas.

Básicos renovados

Mantener siempre la esencia, ir a lo básico, lo sencillo, esa es la clave para conseguir el toque mágico. Paredes encaladas, suelos de barro, viejas vigas de madera, muebles de madera cepillada, alguna puerta recuperadas,… son los must de una decoración country side.

Busca materiales con aspecto tosco, usado, acabados artesanos y con irregularidades. Nos referimos al acabado raw y al estilo wabi-sabi tan de moda, que engancha con nuestros ancestros.

Piezas de Somos Bonjour

Utilizar también el recurso de las telas estampadas con motivos florales en cretona -aunque siempre en pequeñas dosis-. Otro elemento muy country side que nunca defrauda es hacerse con mobiliario de toda la vida como las populares sillas de enea o los cabeceros de forja de la abuela.

Para los cuartos de baños siempre funciona bien poner bañeras exentas y lavabos de porcelana o piedra. También introducir como contraste algún elemento de madera desnuda.

De vuelta a casa

La infinidad de variantes decorativas del estilo rústico es tan amplia como zonas geográficas o culturas existen en España.

Cuando hablamos de una casa de campo de estilo rústico cada uno tenemos nuestro referente. Según sea nuestro origen, pensaremos en una casa con grandes muros de piedra, de ladrillo o adobe, bovedillas, vigas vistas de madera, suelos hidráulicos o de barro cocido, arcos de medio punto, patios o miradores,…

Tener presente de dónde venimos nos enriquece, enseña y es parte de nuestra historia.

En el estilo decorativo country side nos quedamos con ese guiño al pasado y a la vida sencilla. Recuperar la memoria de las labores, la artesanía y no perder la cultura sino reinventarla buscando, quizá un punto de sofisticación, son los elementos de este estilo tan personal. Más que de un estilo decorativo, podemos hablar de una forma de vida que conecta con la tendencia slow life y nos llena de tranquilidad y equilibrio.

Esa es nuestra pasión: diseñar espacios que se adapten a tu forma de vida, y te ayuden a ser un poquito más feliz. El mejor antídoto contra la rutina de un largo día es, sin lugar a dudas, llegar a un hogar que te haga sonreír.

Compartir este artículo:
×