contacto@decotherapy.com
Espacio de despacho o estudio en casa

Trabajar o estudiar en casa. ¿Sueño o pesadilla?

|12 septiembre, 2019 | Blog, TIPS

Ir cada día a trabajar a la misma oficina, con horario de 9:00 a 18:00 es otra de esas cosas que el siglo XXI está dejando atrás para siempre. Tener un espacio de despacho o estudio en casa es hoy en día imprescindible; seguro que muchos ratos los pasarás allí resolviendo temas profesionales. O quizás tu propia oficina sea justo esa, tu casa. Y puede que tu pareja o tus hijos también compartan contigo la zona de trabajo o estudio.

¿Cómo te las puedes arreglar para organizar este espacio? Hasta el próximo 30 de octubre te regalamos un flexo si contratas un pack de decoración para tu home office.

Horarios flexibles, papás con permisos de maternidad, encargos como free-lance, start-ups y co-workings, globalización, apps y smartphones… todo lleva a trabajar desde cualquier lado, y seguro que no te salvarás de necesitar un espacio doméstico que sea adecuado para tus tareas profesionales. Que esto se convierta en una buena idea para organizarte mejor la vida, depende en gran parte de cómo se diseñe tu home office. Te dejamos con unos consejos para que trabajar en casa no se convierta en la peor de las pesadillas.

1- Divide y vencerás

Trabajar en casa sí. Trabajar siempre que estás en casa, no. Confundir trabajar con vivir es un error que perjudicará tu salud y tu bienestar, así que empieza por separar las dos actividades; más hoy en día que estamos todo el tiempo conectados.

Salón con despacho en zona separada
Un cambio de pavimento, color de pared y una cornisa crean una zona separada.

Dedica una zona exclusiva para tu despacho o cuarto de estudio, y cuando estés allí, concéntrate en lo que haces. No cuides a los niños a la vez que haces un informe a tu jefe porque todo te saldrá mal.

Lo mejor para no tener interferencias es separar actividades, y mentalmente es menos estresante tener una zonas para cada cosa. Pero si tu casa es pequeña y has de poner el despacho en el salón, por lo menos dedica un rincón a esta actividad. Puedes usar recursos sencillos para que te sientas en tu despacho cuando te pongas a trabajar: zonifica con colores, usa muebles específicos de oficina, cambia el pavimento, usar un biombo u otro cerramiento ‘suaves’… Los recursos decorativos son infinitos.

2 – No juegues con la silla

¿Sabes por qué la silla es el mueble más diseñado y repensado de la historia? Precisamente porque la postura del cuerpo humano sentado es antinatural y genera dolores e incluso lesiones a largo plazo. Tener una silla ergonómica y de calidad para tu trabajo es imprescindible, aunque esté en la zona más noble de la casa.

Silla de cuero de oficina en un despacho de estilo elegante
Hay opciones de buenas sillas de oficina elegantes.

Piensa por ejemplo en la icónica Aluminium Chair, por supuesto nuestra silla favorita de oficina, que luce fantástica en cualquier salón. Aunque tu presupuesto no pueda permitirse este modelo, existen hoy en día sillas de oficina tan ergonómicas como bonitas. Nuestro consejo: no las busques en tiendas low-cost de oficina, sino en tiendas de muebles.

Sillas de oficina que quedan bien en el salón. Aluminium Chair de Vitra
Aluminium Chair en varios colores.

2- Si tu casa en una jungla, aíslate

Si vives rodeado de niños o de visitas inesperadas, mejor dedica una pequeña habitación únicamente como despacho. Una puerta cerrada es la mejor manera de aislarte del ruido cuando lo necesitas. Aunque la habitación sea pequeña y alargada, los muebles a medida la convertirán en un espacio perfecto para trabajar. Mejor pequeño y bien aprovechado que grande y mal ordenado.

Despacho pequeño en una habitación estrecha
Un espacio pequeño pero aislado es útil en una casa ruidosa.

3- No te castigues de cara a la pared

Aprovechar un rincón para el despacho es una buena idea. Pero si eso va a significar que te vas a poner a trabajar de cara a la pared en un rincón feo del pasillo… piénsalo dos veces. ¿No sería mejor poner en esa zona un espacio de almacenaje y dedicar una parte del salón al estudio? Trabajar con luz natural, y con amplitud espacial frente a tus ojos te hará sentirte mucho más relajado… ¡y productivo!

Mesa de trabajo bajo una ventana
Convierte un rincón bajo la ventana en un despacho con vistas.

Si tienes una ventana y poco espacio, prueba poner la mesa debajo, mirando hacia afuera. Verás que distinto es trabajar de cara a la calle o al jardín.

4- Para los niños, los colores

Desgraciadamente los niños sí han de conformarse con eso de estudiar ‘castigados’ de cara a la pared por falta de espacio. Pintar de colores su habitación es un recurso sencillo para que sus ratos de deberes transcurran en una zona alegre.

Cuarto infantil con estudio a todo color
Alegrar los deberes es siempre una alegría para los niños.

Eso sí, dedícales su propio espacio de silla y mesa en su cuarto desde bien pequeños. Lo de pintar en el suelo o en la mesa de centro del salón son malas costumbres que mejor evitar. Por el bien de tu espalda y de la tapicería de tus sofás. El primer despacho, sillas y mesas para dibujar en tamaño mini.

Cuarto infantil con mesa de dibujo y 3 sillas

5- La familia que trabaja unida, se pelea seguro

Si tienes un sótano fantástico donde tú puedes trabajar y tus hijos adolescentes estudiar, es posible dedicar una parte de la family room a zona de estudio conjunta. Pero procura que cada miembro de la familia tenga además una pequeña zona privada en su dormitorio para cuando necesita estudiar o trabajar ‘de verdad’.

Sala de estudio familiar
Cuarto de estudio familiar para familias con adolescentes.

Como en los co-workings, el open-space funciona a ratos, y se necesitan salas individuales para hablar por teléfono o concentrarte de verdad.

Cada uno necesita un pequeño espacio privado

6- Casa vivida, despacho impecable

Las casas vividas nos gustan, pero ojo con los despachos ‘trabajados’. Algunos libros fuera de sitio, cojines alborotados o recuerdos de viajes exóticos hacen acogedora una vivienda. Pero nada resulta más desastroso que un escritorio en el salón lleno de papeles, cables o cajas de cartón con archivos sin guardar. Si no tienes la suerte de tener una habitación dedicada a despacho, cuya puerta se pueda cerrar también desde fuera, ordena cada día tu mini-oficina a lo Marie Kondo. Un despacho ‘casual’ es una idea bonita, pero raramente resulta de foto… más bien ofrece un aspecto sucio a la casa.

Despacho en casa con desorden
Despacho un poco desordenado, que solo queda bien en las fotos.

Y si algo odiamos especialmente son los cables, routers, alargadores, cargadores, clavijas… procura que toda la instalación eléctrica queda mínimamente escondida u ordenada. Archivadores, material de escritorio, post-its.. todo puede estar a la vista, pero solo si eres muy muy muy ordenado.

Despacho en el salón muy bien ordenado.

¿Confundido con tantas ideas? Te ayudamos a diseñar y decorar tu despacho o estudio en casa a partir de 250€+IVA, y te regalamos el flexo del escritorio.

Compartir este artículo: